Buscar

Alvaro Barriuso – música

no es solo música

Luna en Escorpio

Cover art by La Luna en Aries.

Una guitarra y tres reverbs juegan a luz y reflejo, consciente/insconsciente bajo la luna en Escorpio.

“¿No es curioso? El reflejo de la luna sobre el agua es más fácil de fotografiar que la luna misma. Un charco que recuerda un mapa, un punto que se situa en… ”

“Luna en Aries… ¡hoy es la Luna en Escorpio!”

“Que cante la sombra, entonces.”

“Y si tu sombra te hablara…¿qué te diría?

Y si tu sombra cantara bajo la luna,

sobre los charcos, ¿qué te diría de ti?”

¿Qué está diciendo que no estás viendo?

 

///

Amatxu maitia, Beintuitive, A&T, Sfi, Niña Vero, I.Ruiz… ¡gracias!

 

Anuncios
Entrada destacada

Traducciones (I)

De un disco que me prestó mi tío Jorge cuando tenía alrededor de 10 años y que yo escuchaba en soledad alguna mañana en que me levantaba antes que los demás, me viene a la cabeza una canción al despertar.
La escucho en el móvil, la traduzco, la saco, la grabo. La comparto.
Creo que llevo toda la vida en esto.
La dejaré ahí 24 horas. Después la borraré.
PS: Estoy pensando en la impermanencia en la red.
PSS: Gracias Jorge, por tratar al niño como persona y por tantas coas.

2018 año feliz 2019

 

Hace ahora un año, un año terminaba y otro empezaba con un deseo feliz.

Yo este año confirmo y reafirmo este deseo feliz.

Una canción para cantar mirando a los ojos, sin prisa y sin miedo,

para que surja un deseo feliz.

Todos los días  acaba y empieza un año. Hoy yo deseo:

Año Feliz
Año Feliz
Te Deseo

Año Feliz
Año Feliz
Nos Deseo

Aquí Y Allí
Con Y Sin Mi
Te Deseo

Año Feliz
Año Feliz
Os Deseo

Año Feliz
Año Feliz
Les Deseo

Aquí Y Allí
Con Y Sin Ti
Nos Deseo

Año Feliz
Año Feliz
Año Feliz

Repetir ad libitum como un mantra, o hasta que suceda algo, o alguien haga un chiste, o simplemente, sea el momento de hacer otra cosa.

 

 

 

 

 

////

Hoy quiero acreditar que toqué esta música tal cual es una noche de diciembre en un BeIntuitive en Ohanami, con Vanessa y Vanesa. Que escribí la letra una mañana de diciembre en SJ Abogadas y después la canté con Tania, David y Lino en la casa de Anand Akash. Que esa noche la canté con mi familia. Que el 16 de septiembre la canté con gente bonita en San Antón y el 30 de noviembre en el Foro Solidario, donde Germán Delgado grabó este vídeo. Que anoche la canté con amigos y que hoy Andrés Alonso me ha contado que la ha cantado con otra gente, en otro lugar, y que me alegra. Ojalá mucha gente se mire a los ojos y se desee felicidad muchas veces en muchos lugares, hasta suceder. Grandes pequeños milagros. Gratitud.

Para papá

Hoy hace setenta años que nació Tino, mi padre.

Tal día como hoy, hace siete años, quise estar con él en el día de su cumpleaños y no pude. No pudo ser, la realidad se impuso, y me costó aceptarlo, así que fui a mi casa y traté de hacer algo bonito para él. Una felicitación musical. Una postal sonora para llevar en el móvil, algo. Compuse y grabé esta pieza en el día, sin más pretensiones que las de sentirnos más cerca, un acto privado de amor familiar.

Hoy sería su setenta cumpleaños. He despertado recordando aquél 30 de enero de 2011. Supongo que resulta más fácil que enfrentarse a este 30 de enero de 2018.

Así que hago público aquél momento de cariño convertido en música por la limitación y la distancia, para enviar un mensaje de amor a través del espacio y del tiempo.

La vela ya la sopla el viento.

 

Álvaro Barriuso

 

 

Ayer murió Ursula K. Le Guin

Ella siempre estuvo ahí.
Su cuento comenzó antes de que yo naciera.
Su canto estaba ahí para otra gente
antes de que yo llegara.

Llegué completamente adolescente
para escuchar la historia de un mago
perseguido por su sombra
en una tierra donde el nombre verdadero
de una persona era un sonido poderoso.

Tu nombre verdadero, joven.
¿Habías pensado alguna vez en ello?

Después viajé varios años en busca de muchas cosas.
Y cuando estuve preparado llegué a la historia del Valle.

Para volver del viaje,
para volver a casa
justo a tiempo de algo.

A través de sus palabras
recibí unas canciones
como si fueran dones.
Aprendí que entregar es
posiblemente
más seguro que conservar.

Después recibí las historias
de Rocannon, de la CIudad de Ilusión,
de un mundo que se llamaba a la vez Bosque y Madera,
donde el sueño es más real que la vigilia
y cuando un hombre es capaz de traer algo
del sueño a la vigilia, se le considera un dios,
durante un tiempo.

Y la canción de Lavinia, nieta de Fauno,
la que escuchó al poeta en sueños
y conoció su destino…

Úrsula tejía palabras sobre papeles:
textos para abrigar la mente,
para que los pensamientos trepen
y encuentren luz,
para que los espíritus
tengan anhelos y esperanza,
para construir conciencias.

Ya no podré visitarla como una vez imaginé.
Pero se que aún quedan cuentos por contarme,
cuando esté listo para llegar a ellos,
que seguirán estando aquí cuando yo muera
sus palabras, sus gentes, su canto con el mío.

Álvaro Barriuso

//

PS: Si esto fuera el Valle, si fueramos la gente Kesh, estaríamos cantando las canciones para ir al oeste hacia el amanecer. Le estaríamos cantando:

La cuarta canción

No mires atrás.
Estás entrando.
Lo estás logrando.
Estás llegando. 
La luz creciendo. 
Aquí está oscuro. 
Mira adelante.

La quinta canción

Las puertas de las Cuatro Casas
están abiertas.
Ciertamente están abiertas


canciones extraída de "El eterno regreso a casa" de Ursula K. Le Guin
Edhasa 1989

 

La voz de tu padre

Esta semana vino la cartera a traer un paquete. Me encontró concentrado tocando cadencias al piano. Tuve que salir a abrir la puerta de la calle, donde mantuvimos la típica conversación sobre identidades y procedimientos, pues el paquete estaba a nombre de mi madre y mío. Mientras firmaba en la máquina de Correos, la cartera me dijo “tienes la misma voz que tu padre”.

“Tienes la misma voz que tu padre”, dijo la cartera mientras yo firmaba en la maquinita de Correos. Habíamos mantenido una corta conversación sobre mi identidad y los destinatarios del paquete, y yo estaba algo distraído, porque el timbre me había sacado de una rueda de transporte al piano. Me sentí halagado. “Me acuerdo de él, de cuando venía a entregarle el correo…” aclaró con ojos tristes cuando levanté la mirada de la pantalla a su rostro. Apenas acerté a decir gracias mientras ella se alejaba sin darme la oportunidad de preguntar.

¿…?

 

img_0191

Subí las escaleras observando el remite: Eduardo Fraile. Dentro, su libro “Me asomo a la ventana y pasa un ángel”. En la página 63, un retrato de mi padre.

¿…?

Álvaro Barriuso

 

 

Año Feliz

Cantad conmigo:

Año Feliz
Año Feliz
Te Deseo
A Ti

Año Feliz
Año Feliz
Nos Deseo

Aquí Y Allí
Con Y Sin Mi
Te Deseo

Año Feliz
Año Feliz
Os Deseo

Año Feliz
Año Feliz
Les Deseo

Aquí Y Allí
Con Y Sin Ti
Nos Deseo

Año Feliz
Año Feliz
Año Feliz

 

Esta Canción Del Caldero Mágico De Los Deseos, Meditada En La Mañana Vive Una Letra Mantra. A Su Abrigo, Lindo Cantar Juntos En Círculo.

Para quienes que se van, se han ido, para quienes vienen, para quienes son y están aquí.

Gracias

Feliz

 

 

Vuelvo a la labor



1 de septiembre: como tantos otros a estas horas, vuelvo a mis labores, trabajos y dichas. Lo hago con el programa He venido aquí a hablar de lo mío de RNE en el que Amaya Prieto puso Una canción de La Hierba esta semana, mientras me preparo para un concierto de sol a sol en el embalse de Cíjara.

Una de las cosas bonitas cuando sucede algo así es que algunos amigos lo escuchan y llaman o escriben para contárlo y saludar. Esa cosa de la radio que acerca a las personas. Gracias a todos los que habéis estado, llamado y escrito este verano. ¡Seguimos!

 

 

 

 

 

Informe de la media luna

Plenilunio del mes de junio de 2017. Llevo media luna escuchando el aleteo de una paloma sin alas. Leyendo los mensajes de su colección de plumas. Escuchando su voz en el silencio.

(…)

Todos los días en los últimos diez días he viajado unos 200km por la misma autovía. Casi todos a solas, creo. Creo que todos los días he visto alguna cigüeña volar en paralelo, algún halcón o algún aguilucho planeando, alguna picaza cruzar veloz en perpendicular mi trayectoria.

El domingo pasado me sorpendió: encontré muchos más pájaros en el camino, desde el kilómetro 1, en que el primero pareció salir a saludarme, hasta llegar a casa, y vi no menos de 15 rapaces, sintiendo que pasaba del dominio de una al de la otra; y otro tanto entre cigüeñas, palomas y picazas. Fue cosa digna de admirar. A veces  pensé que me estaban acompañando, cuidando de mi camino. El domingo pasado, para el cristianismo, era de Pentecostés.

El lunes siguiente, el pasado, entre mis nuevas labores de profesor sustituto, tenía programado presentar la octava sinfonía de Mahler, a un grupo de quinceañers, así que me puse a leer sobre esta para descubrir asombrado que la primera parte es un himno (Veni creator spiritus) del Domingo de Pentecostés. ¡Oh!

¡Ah! Lo flipo un poco, si, así que cuento la sinfonía de Mahler a los chicos como les cuento el Zarathustra de Strauss, porque es mi trabajo y porque el mundo está lleno de contrastes, y cuando salgo de clase, al cruzar por el patio y volver a ocuparme de la calle y de mis viajes, oigo un aleteo a mi derecha y no puedo dejar de prestar atención y volver la vista hacia un pájaro que ya no está para encontrar en el suelo una pluma. Una pluma para mi.

Ayer Alfonso me llamó para contarme que ha empezado a cantar.

Mañana cantaré, puede que por última vez, las canciones de los Kesh. Será en Barcelona, en la Nau Bostik, a las 20h, acompañando a los dibujos que la increíble Vanessa Berajano conjugó en lo que sería la portada de Siempre volviendo a casa. Habrá coyotes, halcones, garrapatas, hierbas, lluvias y lunas, ¡heya!

Así que contaré de nuevo el Códice Serpentina, donde se dice que “…las aves son de las Casas del Cielo y vienen de la derecha y pueden hablar por los muertos y llevarles mensajes, y sus plumas son las palabras que hablan los muertos…”

Y también contaré que los Kesh “…parecían haber dado forma a una metáfora funcional … el signo es la espiral en torno a un eje, o heyiya-if; la palabra es la palabra de alabanza y cambio, la palabra en el centro, ¡heya!”

Halcon Bostik

 

Y después haré otras cosas.

Álvaro Barriuso

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: