“A nosotros nos cuesta concebir, y aún más aceptar, que una persona adulta y responsable no tenga prisa. La vida sin apresuramientos es para los niños, la gente de más de ochenta, los vagabundos y el Tercer Mundo. La prisa es la esencia de la ciudad, su propia alma. No existe civilización sin prisa, sin vida acelerada. Puede acechar invisible, desmentida por la pose indolente del holgazán en el bar o por el perezoso deambular del paseante a la entrada del hotel, pero la prisa está ahí, en los impresionantes motores de los aviones supersónicos (…) cruzando apresuradamente un mundo de ciudades donde no queda otro tiempo que el tiempo presente, cada segundo y cada décima de segundo y cada milisegundo y cada nanosegundo cronometrados, cada indicador avanzando siempre un poco más deprisa, cada la un poco más agudo… En esto no hay nada que hacer: no hay modo de dar un tono más agudo a los instrumentos del Valle, ni de abreviar en siglas sus instituciones, direcciones o nombres, ni de hacer que sus gentes aceleren su ritmo vital”.

Ursula K. Le Guin

El eterno regreso a casa

Edhasa 1989

Siempre volviendo a casa se gestó en Barcelona, señora ciudad. Las primeras personas que escucharon estas canciones después de Susana y Javi, fueron probablemente Juan Carlos Roldán (Roldán) y Pablo Martínez Merino (Tan Low). Tal como yo los veo, ambos mantienen sus propios ritmos vitales, y casi nunca los he visto apresurarse. Igual son un poco del Valle.

Los dos fueron un gran apoyo en un momento en el que no tenía ni idea de qué podía hacer con mis canciones de los Kesh. En aquella época empezamos a hacer ensayos en plan megatrío intercambiando las canciones e instrumentos de cada uno.  De ahí salió una de las múltiples formaciones de Roldán en directo, una bien curiosa. Pablo tiene dones e intereses muy amplios, que le llevan a hacer muchas otras cosas además de canciones. No es tan fácil verle subido a un escenario últimamente. Esta canción ya la cantaba él en aquella época, con su voz de brisa. No prisa, bríííííísa.

La deriva sonora en las formaciones de Roldán merece un capítulo aparte. Dire que la última de ellas, la formación de ahora, 2016, me gusta mucho. Para el concierto en la Sala Juglar, Jaime Sevilla, Charly Aquilué y el propio Roldán se animaron a versionar un par de canciones, y Marta Barriuso (Magenta), hermana de mi padre, se apuntó a los coros.

A veces uno tiene concierto y resulta que no tiene un buen día: mal cuerpo, dolores de cabeza, prisas para llegar tarde… Menos mal que la energía colectiva tiene poderes curativos. Esa noche mientras cantaba, sentía como si los ánimos de todos en la sala me llevaran en volandas hacia el lugar del que viene esta música: aquí ahora. Es nuestra, me parecía oír en su escucha, sus voces, sus bailes.

(Fin de la parte I)

Gracias a Mariano (a los mandos del sonido), a Juan Diego Pérez, Luján Marcos y Jose Abajo Izquierdo, tenemos documento para ofrecer: Roldán ha editado la imagen y yo el audio de esta serie de vídeos de Siempre volviendo a casa en la Sala Juglar.

Roldán

Tan Low

Magenta

Sala Juglar

Anuncios